Muchos estaréis aburridos de los típicos posters, o cansados de tenerlos arrugados y hechos polvo si sois de los que os gusta conservar vuestras reliquias. Por eso si os gusta decorar vuestras habitaciones, oficinas, o para cualquier sitio que deseéis, y sois de los que os apasiona Luffy, Zoro , Sanji y la banda de los Mugiwara al completo, tenemos a vuestra disposición los mejores cuadros de One Piece para que vuestro lugar preferido se convierta en una habitación más del Going Merry o del Thousand Sunny.

Comprar cuadros de One Piece

No dejes pasar esta oportunidad única y siéntete en el Thousand Sunny cada vez que estás en tu habitación. Cuando te sientas solo piensa que en la habitación de al lado estará Luffy comiendo, Zoro entrenando, Sanji cocinando más para Luffy, Chopper estudiando medicina y que os esperan una infinidad de aventuras por delante.

El Going Merry en One Piece

Seguramente, con tan solo leer su nombre, muchos ya sabréis de que estamos hablando, pero para los que no lo sepais, el Going Merry fue el primer barco oficial de la tripulación de los Sombrero de Paja, capitaneada por Monkey D. Luffy.

El Going Merry ha sido un símbolo de casa, de barco, de amistad, de lo que significa ser un nakama en la tripulación de los Mugiwaras.

Sus comienzos se remontan a los primeros capítulos de la serie, en los que Kaya, amiga de Ussop les acaba regalando el barco tras haberles salvado. En ese momento los primeros 5 tripulantes fueron Luffy, Zoro, Sanji, Nami y Ussop. El Merry como lo llamaban los Mugiwaras, navegó por todo el East Blue y compartió sus aventuras con la tripulación, y fue capaz de atravesar la Reverse Mountain para entrar en el Grand Line.

Una vez en el Grand Line, El Merry siguió avanzando junto a sus tripulantes y acogiendo a los nuevos, pasó por la Isla de Drum y acogió a Chopper, al igual que hizo con Nico Robin en Arabasta.

Una de las mejores hazañas realizadas por el Merry fue su subida a la Isla del Cielo, también conocida como Skypie, a través de una especie de remolino que salía desde el mar y recorría 10.000 metros hasta llegar al cielo.